viernes, 15 de mayo de 2009

EL CINE SONORO


Objetivos Tercera Lectura

  • Dar a conocer al lector el origen del cine sonoro y la trascendencia que este tuvo.
  • Mostrar los aspectos más relevantes del cine sonoro.
  • Mostrar los grandes cambios que se hicieron en la creación del cine sonoro que sirvieron para su gran acogimiento.
  • Reseñar los tres principales problemas que surgieron al pasar del cine mudo al cine sonoro.
  • Mostrar el gran impacto que tuvo el cine sonoro en el movimiento cinematográfico.
Preguntas Tercera Lectura
  1. ¿Qué es el cine sonoro?
  2. ¿Cuál(es) es (son) el(los) personaje(s) más representativo(s) del cine sonoro?
  3. ¿Cuál fue la primera película que grabo dicho(s) personaje(s)?
  4. ¿Cuál fue la primera película de esta índole (cine sonoro)?
  5. ¿Qué diferencio radicalmente el cine sonoro del cine mudo, aparte de lo obvio (el sonido)?
  6. ¿Afecto la llegada del cine sonoro a los actores del cine mudo?
  7. ¿Qué características debía tener un actor lumbre para este tipo de cine sonoro?
  8. ¿A que velocidad se filmaban las películas del cine sonoro?
  9. Busque por Internet tres películas del cine sonoro de mediados del siglo XX y resalte los símbolos más representativos de cada una de ellas.
  10. ¿Qué otro nombre le pondría al cine sonoro y porque?
EL CINE SONORO

“No todo lo que suena se debe escuchar y no todo lo que se escucha es porque suene”

¿QUE ES?

El CINE SONORO es aquél en que la película incorpora sonido sincronizado, o sonido tecnológicamente aparejado con imagen, a diferencia del cine mudo. La primera exhibición pública conocida de cine sonoro proyectado ocurrió en París en 1900, pero sería décadas antes de que la sincronización fiable fuera hecha comercialmente. La primera proyección comercial de películas con sonido completamente sincronizado ocurrió en la ciudad de Nueva York en abril de 1923. En los primeros años después de la introducción del sonido, las películas que incorporaban diálogos sincronizados fueron conocidas como "películas sonoras". El primer largometraje presentado originalmente como una película sonora fue El cantante de jazz, estrenada el 6 de octubre de 1927.

A principios de los años 1930, las películas sonoras eran un fenómeno global. En los Estados Unidos, ayudaron a asegurar la posición de Hollywood como uno de los sistemas culurales/comerciales más potentes del mundo. En Europa (y, en menor grado, en otros lugares) el nuevo desarrollo fue tratado con desconfianza por muchos directores de cine y críticos, que les preocupaba que el centrarse en los diálogos trastornaría la única virtud estética del cine mudo. En Japón, donde la popular tradición de cine integraba cine mudo con interpretaciones vocales en directo, las películas sonoras se arraigaron con gran lentitud. En India, el sonido fue el elemento transformativo que llevó a la rápida expansión de la industria del cine del país, la industria cinematográfica más productiva en el mundo desde principios de los años 1960.

HISTORIA

Cuando el cine mudo había alcanzado su madurez y la industria y el negocio habían confirmado su dimensión artística, los avances tecnológicos del cine –que nunca dejaron de desarrollarse– facilitaron el rodaje de películas sonoras. Fueron los hermanos Warner quienes se plantearon recurrir a alguna novedad con el fin de animar su propio negocio. El reto era arriesgado y tampoco tenían muy claro las repercusiones y aceptación que el cine sonoro, sobre todo inicialmente, podía tener por parte del público.

La implantación del sonoro coincidió con el crack económico de 1929 que ocasionó una Gran Depresión en los EEUU. Miles de ciudadanos encontraban en el cine momentos para huir de los problemas cotidianos. Hollywood se dedicó a producir títulos basados en los géneros fantástico, la comedia, el musical o el cine negro, con el fin de exhibir productos escapistas.

Anteriormente al cine sonoro ya existía el sonido en el cine. Los cineastas y proyectistas se habían preocupado de ello, pues el cine nace con voluntad sonora. En las primeras filmaciones cortas en que aparecen actores y actrices bailando, el espectador no oye la música, pero puede observar sus movimientos. Por otra parte, rara vez se exhibían las películas en silencio. Los hermanos Lumiére, en 1897, contrataron un cuarteto de saxofones para que acompañase a sus sesiones de cinematógrafo en su local de París y hubo compositores de valía, como Saint-Sáenz que compusieron partituras para acompañar la proyección de una película. Músicos y compositores tenían en el negocio del cine mudo una fuente de ingresos. No sólo la música, también los ruidos y acompañamiento tenían cabida en el cine mudo, por lo que algunos exhibidores disponían de máquinas especiales para producir sonidos, tempestades o trinar de pájaros. Cierto es que este sistema era solamente posible en grandes salas, en ciudades o lugares de público pudiente, y escasamente podía apreciarse en pueblos o lugares alejados. Todos los instrumentos eran válidos para hacer música en el cinematógrafo aunque el piano (y la pianola) era normalmente el más apetecido.

Algunos experimentos habían demostrado que las ondas sonoras se podían convertir en impulsos eléctricos. En el momento en que se logró grabar en el celuloide esta pista sonora, se hizo posible ajustar el sonido a la imagen, y por lo tanto hacer sonoro el cine.

Thomas Alba Edison, uno de los inventores del cinematógrafo, había conseguido grabar la voz humana en su fonógrafo en el año 1877. No fue el primero, ya que Muybridge gravó la progresión del galope de un caballo en 1972. Estos dos precursores sientan las bases de los inventos posteriores. En el caso del cine, hay ciertos problemas que no se conseguirán solucionar de manera rentable y eficaz sino hasta después de la Primera Guerra Mundial tales como:

  1. Sincronización – La imagen y el sonido se grababan y reproducían por aparatos separados, que eran difíciles de comenzar y mantenerlos en sincronización.
  2. Volumen de reproducción – Mientras que los proyectores de imágenes en movimiento pronto permitieron que el cine se mostrara a audiencias más grandes de teatro, la tecnología de audio antes del desarrollo de la amplificación eléctrica no podía sobresalir para llenar satisfactoriamente grandes espacios.
  3. Fidelidad de la grabación – Los sistemas primitivos de la era producían sonido de muy baja calidad a no ser que los intérpretes estuvieran colocados directamente en frente de los voluminosos aparatos de grabación (altavoces de trompeta, por lo general), imponiendo serios límites en el tipo de películas que podían crearse con sonido grabado en directo.

"The Jazz Singer", la 1º película sonora de la historia.

Desde que en 1927 nace el cine sonoro, la música se convierte poco a poco en uno de los principales aderezos de un film. Fue en 1927 en que Al Jolson se destaca en la 1º película sonora. The Jazz Singer (El Cantante de Jazz). A partir de ese momento las producciones musicales tendrán esta nueva plataforma, el cine. La música es el ingrediente preciso para permitir "vivir" una película. Existe música para momentos de terror, momentos de suspenso y música para todo tipo de escenas. La música y el cine son elementos que se unieron, produciendo una amalgama que difícilmente podrá ser separada algún día.

UNA NUEVA FORMA DE EXPRESION

Las nuevas técnicas, el espíritu creativo y emprendedor de los cineastas y la búsqueda de lo más difícil todavía, hizo que se impusiera el cine sonoro, acabando, no sin dificultades y dejando a mucha gente en el camino, con el cine mudo. Cuando el cine sonoro demostró su rentabilidad, las películas mudas, a pesar de su arte, quedaron condenadas a pasar a la historia. El cine mudo había durado 35 años.

El 6 de octubre de 1927 se estrenó El cantor de jazz (The Jazz Singer), considerada la primera película sonora de la historia del cine, que hizo tambalear todos los planes del momento del cine mudo. Hacia 1930 el sonoro era un hecho, y el cine mudo había sido definitivamente vencido.

En el mundo de los actores se produjo el pánico, ya que temieron, y con razón, que sus voces no fueran adecuadas a los cambios, y todos fueron obligados a «pruebas de voz». A pesar de que la mayoría de los actores superaban las pruebas, actores significativos, aunque no por causa de la voz, quedaron en el camino (John Gilbert, Buster Keaton...).


«El cine sonoro no era simplemente el mudo con sonido incorporado, sino una nueva forma de expresión que tenía que reconciliar lo real (la grabación precisa de palabras y sonidos) con lo irreal (la imagen bidimensional), mientras que el cine mudo había sido una unidad armoniosa, completa por sí misma». (Planeta, 1982).

Algunos directores de fotografía afirman que el cine sufrió un inmenso retroceso al llegar el sonoro, pues limitó enormemente las posibilidades creativas del mismo. Cierto es que perdió con celeridad cierta fluidez, creatividad y ritmo, y tal vez sufrió unos años de retraso el avance imparable en el que se veía inmerso el lenguaje cinematográfico. Las cámaras hacían mucho ruido, y las filmaciones debían hacerse en riguroso silencio. Los micrófonos lo captaban todo y al mismo tiempo no se entendían correctamente las voces de los actores. El operador, encerrado en una cabina insonorizada no se enteraba de nada que no veía, lo que ralentizaba el trabajo y hacía perder agilidad a los movimientos narrativos.

Algunos historiadores del cine dicen, no obstante, que afirmar lo anterior es magnificar el problema, ya que en muy poco tiempo se montaron las cabinas para la cámara sobre ruedas y enseguida se blindaron las cámaras insonorizándolas totalmente, con lo que recuperaron la movilidad anterior. Hacia 1928 se habían superado la mayoría de los problemas técnicos con los que se inició el cine sonoro, se inventó la «jirafa», el micrófono que se coloca en lo alto de la escena y se evitaron así las cámaras insonorizadas, pesadas y aparatosas, que impedían la movilidad en las escenas.

1 comentario:

  1. seria genial que me ayudes con las peliculas mas importantes del cine sonoro y sus directores...??

    ResponderEliminar